CASCOS MODULARES

PROTEGE TU CABEZA

Con la llegada del otoño debemos revisar nuestro equipamiento. De manera especial, el casco. Y reemplazarlo si no se encuentra en buen estado. Sin duda, una interesante opción para protegernos es elegir un modelo modular. Si no estás familiarizado con él, te explicamos qué tener en cuenta a la hora de adquirirlo. ¡Toma nota!

En el mes de noviembre bajan las temperaturas y llegan las lluvias otoñales. Llegado este momento, algunos usuarios estacionales consideran que ya empieza a hacer mucho frío para circular sobre dos o tres ruedas y sumirán a sus motocicletas o escúteres en un triste e incomprensible letargo invernal. Pero el resto de motoristas seguiremos disfrutando del mejor medio de transporte para uso diario y de ocio en esta recta final del año.

REVISIÓN DEL CASCO
Y para hacerlo con seguridad, tendremos que prestar especial atención a nuestro casco. ¿Cuenta ya con alguna caída? ¿Se adapta bien a la cabeza? ¿La correa de ajuste y el cierre se encuentran en perfecto estado? ¿A través de la pantalla vemos de forma nítida? ¿En su interior hay una lámina antivaho para no tener problemas de empañamiento?
Sin duda alguna, el otoño es buen momento para plantearnos si la única prenda obligatoria para poder circular en moto por la vía pública, y la más importante en caso de accidente, está en óptimas condiciones de uso.

CASCOS MODULARES
En esta ocasión vamos a centrarnos en el modelo que más adeptos ha captado en las dos últimas décadas: el casco modular o abatible. Entre ellos, los integrantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad motorizados debido la comodidad y facilidad que aporta a la hora de tener que comunicarse con otras personas, sean estas conductores o peatones.
Pero, ¿qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir nuestro próximo casco modular? En primer lugar, es importantísimo verificar que se ajusta lo mejor posible a todo el contorno de nuestra cabeza –si es necesario, consulta a un profesional del establecimiento al que acudas–. Y también se tiene que valorar el confort; me refiero al acolchado interior, el nivel de insonorización en marcha, el campo de visión periférica y el sistema de ventilación. Y no menos relevante: recuerda que los colores oscuros son menos visibles para el resto de usuarios de la vía y dan más calor en verano.
Por último, no olvides que, además de utilizar un casco de calidad, es fundamental circular a una velocidad adecuada y saber controlar tu motocicleta en tiempo y forma. En este sentido, participar en un curso de conducción segura te ayudará a evitar posibles accidentes.